¡Hola crochetera! Seguro que te ha pasado alguna vez. Terminas tu amigurumi, coses las partes y ¡tachan! La cabeza no se sostiene. Es tan grande que se vence hacia un lado. ¿Qué puedes hacer?