5 claves para construir tu marca de amigurumis

Seguro que has oído hablar de este concepto: ‘marca personal’ o ‘personal branding’.

Incluso es muy probable que tengas tu propia marca, o estés pensando en crear una, ¿es así?

En el mundo DIY es muy habitual que cada diseñador, artista, vendedor,… tenga su propia marca, bien con su nombre o bajo un nombre comercial.

Y es que en los últimos tiempos hemos vivido una auténtica revolución DIY.

El auge de internet y la posibilidad de llegar a un público muy definido ha hecho que mucha gente del mundo handmade se haya animado a crear su propia marca personal.

Pero empecemos por el principio…

¿Qué es eso de la marca personal?

Para perfilar un poco mejor el concepto de marca personal y lo que implica, vamos a ver algunas definiciones y reflexiones del experto Andrés Pérez Ortega, autor de algunos de los libros de referencia sobre posicionamiento personal como ‘Marca Personal’, ‘Expertología’, ‘Te Van A Oír’ o ‘Marca Personal Para Dummies’ :

“Desarrollar una Marca Personal consiste en identificar y comunicar las características que nos hacen sobresalir, ser relevantes, diferentes y visibles en un entorno homogéneo, competitivo y cambiante.”

“La Marca no es un concepto moderno u originado por el marketing. Es simplemente la forma de identificar una imagen, un símbolo o incluso una persona con algo valioso, fiable y deseable.”

“Por lo tanto, el Personal Branding o Marca Personal es la gestión adecuada y consciente de las percepciones, los recuerdos y las expectativas que queremos generar en los demás.”

En definitiva, podríamos concluir que la marca personal es la huella que dejamos en la mente de los demás.

En realidad todos tenemos una marca personal.

La imagen que proyectamos con nuestros actos nos convierte en marcas personales. Unos generamos más confianza que otros, o más cercanía, o diversión, o credibilidad,…

Proyectamos sensaciones que se quedan en la mente de las personas.

Cuando creamos una marca personal en internet ocurre lo mismo, transmitimos sensaciones. Y esas sensaciones deben llegar al corazón de la gente para que nuestra marca pueda crecer.

 

Aquí van 5 consejos para construir una marca personal sólida que conecte con tu audiencia:

1.- Motivación y valores de tu marca.

Lo primero que debes preguntarte al crear tu marca es por qué lo haces.

¿Cuales son tus motivaciones?

Todo tiene un por qué.

Y no me digas el dinero, porque ese no un motivo lo suficientemente fuerte. De hecho, al principio, no ganarás nada y te desmotivarás.

El motivo debe ser algo más profundo. Felicidad. Demostrar algo a alguien, o a ti mismo. Ayudar a otros, o ayudar a cambiar algo,…

“La vida nunca recompensa a los que piden antes de dar… algo cierto en los negocios y en la vida por igual”

Dicho de otra forma, el propósito de lanzar un nuevo negocio no es la acumulación de riqueza, sino la necesidad ardiente y clara de resolver un problema y cambiar el mundo. El dinero es el sustrato de este trabajo, la consecuencia… y no el origen.

Piensa también en los valores que quieres alinear con tu marca y en las normas éticas que deseas que los demás asocien contigo y con tu marca.

¿Cómo quieres ser percibido por el mundo?

2.- Asume que tu marca eres tú.

Incluso utilizando un nombre comercial, los clientes o posibles clientes querrán saber quién está detrás de esa marca.

La gente prefiere hacer negocios con personas.

Y eso es algo que debemos asumir.

La gente conecta más con las personas a las que puede ver, así que no te escondas detrás de tu marca.

Comparte fotos tuyas, o un video, para que tu audiencia te reconozca. Esto te permitirá conectar con ellos, aumentando las posibilidades de estar en su mente cuando necesiten lo que tú les estás ofreciendo.

Hazte fotos profesionales para tus perfiles, comparte un selfie en redes sociales y recuérdale a la gente que hay una persona detrás de tu marca.

Si eres una persona tímida siempre puedes compartir una foto de tus pies, dejar que la gente vea parte de tu día a día, o mostrar tus manos tejiendo. Cualquier imagen con una persona (incluso una mano o un pie) es más atractiva y llama más la atención que cualquier otra cosa.

3.- Asume que es un proyecto a largo plazo.

Considera tu marca personal como una inversión a largo plazo.

Una marca no se construye en una semana, ni en un mes, ni siquiera en un año. Por lo menos deberías hacer planes a 10 años vista, fijándote metas de 5 años.

Luego ya es cuestión de ir ganando pequeñas batallas.

Pero la marca que crees ahora deberá acompañarte todo ese tiempo, por lo tanto elige bien aquello que define lo que haces, pero con la suficiente flexibilidad para poder cambiar si las cosas se tuercen.

Ser emprendedor también es eso, saber adaptarse a todo tipo de situaciones.

4.- Sé tú mismo y comparte tu personalidad.

Usa el lenguaje que usas en la vida cotidiana. Comparte aspectos de tu día a día en los que te sientes cómodo. Deja que la gente vea tu sentido del humor y lo que opinas.

Esto no significa que no puedas elegir un tono para tu marca y seguirlo. De hecho deberías hacerlo.

Piensa en las cosas que te hacen única y en las características de tu personalidad que tus amigos y familiares destacan de ti. ¿Puedes compartirlas de alguna manera con tu audiencia?

5.- Empieza a trabajar tu lista de contactos.

Es lo mejor que puedes hacer. Y es algo que todavía no está muy extendido en el mundo handmade.

Tienes que darle la posibilidad a la gente que entra a tu blog y le gusta lo que ve de poder suscribirse a tu lista de correo y mantener el contacto contigo.

Esto creará una relación de confianza mucho más personal.

No necesitas fans, necesitas una audiencia. Personas a las que ayudar.

Pon un formulario de suscripción en tu blog y regálales algo por suscribirse.

Lo puedes hacer con cualquier plataforma de email marketing como MailChimp o Mailrelay. ¡Pero empieza ya!

Y, por último, añade tu blog a nuestra lista de blogs. Esto te dará visibilidad y conseguirás visitas de calida para tu blog.

Bonus Consejo.

Disfruta del camino.


En conclusión, esto es una carrera de fondo. Pero tampoco te agobies pensando en las grandes metas. Ve haciendo camino y ponle pasión a cada cosa que hagas.

Una marca no se construye de la noche a la mañana, así que más vale que disfrutes de lo que haces.

Tendrás que tomártelo en serio, ser creativa, honesta y tener una estrategia para obtener los mejores resultados e ir creciendo poco a poco.


¿Y tú? ¿Cómo llevas tu marca?

Cuéntanoslo en los comentarios 😉